Lalaboom Palo de Lluvia

  • JUR/BL670
  • En stock

Lalaboom acompaña a los niños de 10 a 36 meses en el descubrimiento de nuevas competencias Jugando con las cuentas educativas Lalaboom, su hijo(a) aprenderá paso a paso a desarrollar las competencias motrices necesarias para su desarrollo.

Este pequeño palo de lluvia musical es el sonajero perfecto para los niños pequeños. Gracias a las numerosas bolas de colores, este sonajero reproduce el sonido de la lluvia y estimula el oído, la vista y el tacto.

10,95 €
Impuestos incluidos
Cantidad
En stock 2 - Entrega: 24/72h
       

Lalaboom acompaña a los niños de 10 a 36 meses en el descubrimiento de nuevas competencias Jugando con las cuentas educativas Lalaboom, su hijo(a) aprenderá paso a paso a desarrollar las competencias motrices necesarias para su desarrollo.

El juego se organiza en torno a 5 competencias principales: ENSAMBLADO Y DESCUBRIMIENTO SENSORIAL A los 10 meses más o menos, su hijo(a) descubre que las cuentas Lalaboom pueden acoplarse entre sí con un sencillo sistema de fijación mediante clip. La gran variedad de las texturas de las cuentas estimula el descubrimiento táctil.

APERTURA / CIERRE En torno a los 15 meses, el niño descubre que las cuentas se abren y vuelven a cerrar gracias a un sencillo movimiento de rotación. Un movimiento que nos parece anodino pero que constituye un ejercicio útil para el desarrollo de la motricidad en el niño. Al repetir estos movimientos, el niño desarrollará de forma natural su destreza.

MEZCLAR Y COMBINAR En torno a los 18 meses, su hijo(a) es capaz de elegir formas y colores para combinarlos o mezclarlos. Un excelente medio para comenzar a expresar sus preferencias y su creatividad. Usted también podrá pedirle que combine las cuentas entre sí para mejorar su aprendizaje y comprobar su capacidad para identificar formas y colores.

CONSTRUCCIÓN A partir de 20 meses, su hijo(a) habrá identificado los diferentes sistemas de conexiones que ofrece Lalaboom. A partir de ese momento, será capaz de realizar diversas construcciones de colores y variadas. La actividad de construcción es una fase fundamental del desarrollo del niño. Planifica, se proyecta en el espacio y ejecuta, lo que favorece su autoestima.

Este pequeño palo de lluvia musical es el sonajero perfecto para los niños pequeños. Gracias a las numerosas bolas de colores, este sonajero reproduce el sonido de la lluvia y estimula el oído, la vista y el tacto.

JUR/BL670
2 Artículos

Referencias específicas

check Product added to compare.